Ubisoft y Activison han hablado sobre su lucha de los tramposos en sus juegos Rainbow Six Siege y Call of Duty: Warzone, ya que la compañía francesa detrás del primer título habla que durante 2020 se ha expulsado nada menos que a 91.112 jugadores un numero que ha aumentado un 44.73% frente a 2019. Por su parte el Battle Royale de Activision ha expulsado a más de 300.000 jugadores tramposos, siendo 60.000 la ultima gran oleada de baneos.

Ambas compañías hablan sobre su lucha contra las trampas y tramposos, pero lo que queda en evidencia es que el problema sigue siendo la falta de métodos eficientes contra ellos, ya que estos siguen abundando. Si sacamos la perspectiva de marketing de los datos aportados como si fueran una buena noticia, los datos de Rainbow Six Siege habla de que se está baneando a 250 tramposos por día, mientras que el caso de COD: Warzone que se estrenaba en marzo de 2020 y no lleva ni un año en el mercado está baneando de media a 917 tramposos por día, lo cual evidentemente no son buenas noticias, sino malas o muy preocupantes.

El problema sigue siendo el de siempre que se puede actualizar el juego para forzar a los tramposos a buscar nuevas actualizaciones de su software, que muchas veces es de pago, o se pueden buscar diversos métodos de detección e incluso como en el caso de COD: Warfare requerir una autenticación en dos pasos que enlace a un número de móvil. Pero al final el problema es que al tramposo lo baneas hoy y mañana ya ha vuelto con una nueva cuenta, ha enlazado otro móvil de algún familiar, prepago o lo que sea y sigue haciendo de las suyas, y lo que es peor, esos números de teléfono baneados algún día llegarán a manos de gente no tramposa que tendrá que soportar que no puede acceder a algún título por un baneo que no tiene nada que ver con el.

COD: Warzone obviamente se lleva la palma baneado a casi mil jugadores por día, lo que nos hace una idea aproximada de las altas posibilidades que tenemos de encontrarnos con tramposos en cualquier partida que juguemos, el caso de Rainbow Six Siege es obviamente menor, pero un dato que es solamente cuatro veces menor tampoco resulta excesivamente esperanzador, sobretodo cuando llega con un aumento de casi el 50% respecto al año pasado.

Tampoco estos dos juegos son los únicos en tener este tipo de problemas, ya que es de sobra conocido que otros Battle Royale como PlayerUnknowns Battlegrounds siguen teniendo problemas graves para solventar la abundancia de tramposos y es que encontrar un sistema fiable para lidiar con ellos reduciendo su presencia es tremendamente complicado, ya que otros juegos como por ejemplo Valorant de Riot Games que han optado por el más invasivo sistema anti-trampas Vanguard de factura propia, han recibido multitud de criticas por su excesiva monitorización de todo el equipo.

En cuanto a los juegos mencionados Ubisoft ha prometido hacerle la vida más difícil a los tramposos con métodos que no mencionan, aunque si han revelado que los baneos de BattlEye ahora se enlazan con Steam VAC, para impedir que los jugadores baneados puedan obtener un reembolso para comprar el juego desde otra cuenta sin coste alguno. En cuanto a Activisión dice que quieren mejorar su anti-trampas interno.

En resumen, creo que hablar de grandes cifras de baneos es una mala noticia para cualquier juego, ya que a pesar de que implica que los tramposos están siendo detectados y expulsados, los grandes números también implican una gran cantidad de tramposos presentes en los juegos, que volverán una y otra vez a hacerlo si no se aplican medidas definitivas.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios