Hoy en OCKD os presentamos una review bastante alejada de lo habitual, ya que por primera vez vamos a probar una tarjeta gráfica con un bloque de refrigeración líquida para circuitos personalizados, a la que hemos conectado a nuestro circuito de refrigeración líquida para poder probarla, algo que no suele ser habitual.
El modelo en cuestión ha sido cedido por los amables chicos de MSI Iberia y se trata de la MSI GeForce GTX 1080 Sea Hawk EK X 8GB GDDR5X, una tarjeta gráfica personalizada desde la base del mismo PCB que montan los modelos Gaming X del fabricante, al que se la ha equipado con un bloque de refrigeración líquida de EK Waterblocks, el cual además ha sido personalizado con motivos de MSI.
Un modelo a primera vista precioso, pero que requiere a usuarios un poco más avanzados para su montaje debido a tener que instalarse si o si en un circuito de refrigeración líquida personalizado. A cambio, obtendremos las mejores temperaturas que podríamos desear para nuestra tarjeta gráfica y eliminamos la presencia de ventiladores en la misma, dejando una estética de 10.
Como siempre, antes de verla en detalle, vamos a ver sus especificaciones oficiales en la propia web de MSI:
 

GPU NVIDIA GeForce GTX 1080
Bus PCI Express x16 3.0
Memoria 8GB GDDR5X
Interfaz de memoria 256-Bit
Velocidad de reloj del núcleo GPU 1847 MHz / 1708 MHz (OC Mode)
1822 MHz / 1683 MHz (Gaming Mode)
1733 MHz / 1607 MHz (Silent Mode)
Velocidad de reloj de memoria 10108 Mhz
Monitores máximos 4
Multi GPU Si, 2-Way
Soporte HDCP 2.2
TDP 180W
Salidas 3 x Display Port 1.4
1 x HDMI
1 x DVI-D
Dimensiones 278 x 165 x 20 mm
Peso 1190 Gramos

 

 
 

Comentarios