Aunque los planes de Rusia ahora mismo no quedan demasiado claros acerca del futuro de Internet en su país, si queda claro que Rusia tiene un plan claro para crear su propia Infraestructura de DNS Backup antes de Agosto de 2018 para no depender de otros países en cuanto a gestionar la red de redes.
Esta estructura permitiría a Rusia un control independiente de Internet y según apuntan algunos rumores, la posibilidad de que el gobierno ruso pueda aislarse del resto de mundo en cuanto a Internet en caso de emergencia, sin cortar el acceso a las principales webs y servicios rusos o a los sitios “permitidos”.
De completarse este plan de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Internet debería dejar de estar controlado mayoritariamente por EEUU y Europa, y abriría la posibilidad en un caso extremo de que estos países crearan un segundo Internet si las relaciones con el resto del mundo ya no fueran tan buenas como ahora.