El lanzamiento de las CPUs de la serie Ryzen de AMD ha provocado la mayor sacudida que la industria de PC ha visto desde hace bastante tiempo, permitiendo a los compradores comprar procesadores con mucho mayor conteo de núcleos y muchos mejores precios de los que antes podíamos ver tanto en AMD como en Intel.
Con Ryzen 3, 5 y 7 AMD está ofreciendo conteo de 4 a 16 hilos, con precios realmente competitivos, además de ofrecer la gama AMD Ryzen Threadripper de hasta 16 núcleos y 32 hilos con 64 lanes PCI-E por menos de los 1000€, mientras que el procesador equitativo en precio actual de Intel, concretamente el nuevo Intel Core i9-7900X ofrece 10 núcleos y 20 hilos con 44 lanes PCI-E al mismo precio.
En ojos de muchos, AMD Threadripper ha acercado el entorno Workstation al mercado tradicional, además a un precio realmente competitivo viendo el sector y empujando a Intel a ofrecer soluciones Core i9 de 18 núcleos y 36 hilos que saldrán próximamente.
Aunque lo realmente interesante de toda esta historia, es que Threadripper no formaba parte de los planes que AMD tenía con su nueva arquitectura Zen, siendo estos el resultado de un proyecto no ofical por parte de algunos empleados entusiastas de la compañía, los cuales habrían trabajado durante 1 año para hacerlo posible.
Os dejamos con la historia que la propia Sarah Youngbauer, miembro de comunicación de AMD, ha dado a Forbes:
 

“Hay una historia única en torno a Threadripper, pero que da testimonio del espíritu que está surgiendo en la empresa a medida que pasamos por esta transición desde 2014, cuando anunciamos nuestra arquitectura Zen. No es realmente una historia de planes de trabajo y planificación a largo plazo o presupuestos de I + D enormes, es mucho más personal que eso, y provenía de un proyecto de skunkworks y un pequeño grupo de empleados de AMD que tenían una visión de un procesador que realmente querían en términos de un PC de alto rendimiento.

Trabajaron en él en su tiempo libre y era realmente un proyecto surgido de la pasión alrededor de un año antes de que buscaran la luz verde por parte de la gerencia, algo absolutamente inusual, pero era algo que cuidaron realmente. El resultado varios años más tarde fue Ryzen Threadripper, que es el procesador de escritorio más potente del mundo. Sin este grupo de personas Threadripper no existiría.”

 

 

Comentarios