Los principales fabricantes de DRAM, entre los que se incluyen Samsung, SK Hynix y Micron, van a ser llevados ante los tribunales en Estados Unidos por fijar precios para incrementar margenes de beneficios en sus memorias DDR4. El responsable de la demanda es la firma legal Hagens Berman, que habría ya solicitado la demanda en el distrito norte de California contra los principales fabricantes, en ella podemos leer las siguientes alegaciones:
 

“Los demandados hicieron declaraciones públicas afirmando su compromiso con el plan común para reducir el suministro y no competir entre sí por la expansión del suministro. Por ejemplo, los demandados informaron a los otros demandados a través de declaraciones públicas, que mantendrían plana la capacidad total de obleas para limitar el crecimiento de la oferta de DRAM, solo aumentarían el suministro de DRAM entre 15-20% en 2017, incluso cuando la demanda de DRAM creció 20-25 %, y que se abstendrían de tomar la cuota de mercado de los demás.”

 
Hagens Berman denuncia un viejo comportamiento de la industria, por el que Samsung y SK Hynix ya fueron condenados en el pasado en Estados Unidos por haber fijado precios y reducir la producción para aumentar virtualmente la demanda. Permitiendo de esta manera que lo precios aumentasen mientras que las compañías que estaban dentro de este “pacto” no vieran amenazados su trozo de pastel del mercado de la memoria DRAM, ya que ninguno de ellos ofrecería más producción.
La firma legal denuncia que estas tres firmas controlan el 96% del mercado global de chips DRAM, por lo que gracias a sus acuerdos de producción todos los fabricantes de dispositivos que utilizan estás memorias y los clientes finales han tenido que sufrir un aumento de hasta el 130% en la memoria. Las tres firmas obviamente han declarado prácticamente doblar sus beneficios operacionales en los últimos informes de resultados financieros, ya que según denuncian desde Hagens Berman, no puede justificarse de ninguna manera una subida del coste, ya que los costos de producción no se habrían incrementado lo más mínimo para estas compañías.
Hagens Berman fue el responsable de ganar la demanda contra Samsung y SK Hynix en el pasado, en el que las compañías se vieron obligadas a afrontar una multa de 300 millones de dólares por practicas anti-competitivas. La firma señala ahora el periodo que comprende entre el mes de julio de 2016 hasta la actualidad para su demanda, señalando los módulos de 4GB de memoria DDR4, los cuales han sufrido un incremento del 130% durante este periodo.
Por supuesto, esta batalla legal será larga por lo que no podemos esperar una bajada de precios relativa a una posible condena en el futuro a corto o medio plazo.

Comentarios