El 1 de julio de 2021 entraban en funcionamiento el nivel 2 de regulaciones de consumo eléctrico en California, Oregon, Hawaii, Colorado, Vermont y Washington de equipos de sobremesa, notebooks, sistemas gaming móviles y All-in-One portátiles. Lo que implica que desde ahora en algunos lugares de Estados Unidos ya no pueden adquirirse equipos gaming de gama alta, dando como resultado que marcas como Dell ya anuncien en su web que todos los pedidos de su Alienware Aurora Ryzen Edition R10 o R12 serán cancelados para estas localizaciones.

Los compradores de equipos se encuentran ahora mismo con este mensaje al tratar de comprar estos equipos desde la web oficial, siendo Dell el primero de los fabricantes OEM que está aplicando las nuevas restricciones:

Las regulaciones aplicadas en cuanto a consumo se basan en una tabla que limita el consumo anual y que se puede ampliar por ejemplo por la presencia de una GPU dedicada. Estas limitaciones que por ejemplo señalan que un equipo de sobremesa podría consumir 75kWh al año + 39,63 kWh por la presencia de una GPU de 256GB/s (sí, se basan en el ancho de banda de la memoria) o dependiendo también del tipo de almacenamiento, dejan a los equipos con un consumo máximo anual de 114,63kW, lo que supone que las configuraciones de gama media y gama alta gaming quedan fuera del corte.

Los estados en que se ha aplicado esta norma se basan en que el consumo de los equipos gaming y de la computación general no será sostenible llegados al año 2040, por lo que establecen una limitación del consumo máximo del hardware en un intento por reducir la huella de carbono en los equipos domésticos. Ya que un equipo gaming por ejemplo de un consumo de 400W con una media de 3hr al día jugadas al año tendría un consumo de 438kWh anuales, lo que aumentaría notablemente en equipos de mayor consumo donde los 500W se superan ampliamente o si se asumen más horas de uso diarias o se añaden horas en reposo.

Estados Unidos no ha sido el único país que lleva tiempo jugando con estas limitaciones que comenzaron a imponer en 2016, ya que en la Union Europea también se lleva jugando algunos años con la idea de limitar el consumo de las GPU a niveles “razonables”, señalando a unos máximos que serían poco realistas para los modelos actuales, ya que se hablan de máximos entre los 100 y los 150W. Por ahora Europa parece no querer imponer este tipo de limitaciones y queda claro que los usuarios de Estados Unidos en las zonas afectadas tendrán que adquirir sus equipos gaming en otros estados o al menos no recurrir al mercado OEM, ya que por ahora las limitaciones no parecen afectar a los componentes por separado.

Fuente: The Register

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios