Shigeru Miyamoto es todo un genio por su parte creando a videojuegos desde hace décadas, dejando claro que todo lo que pasa por sus manos se convierte en un gran juego y muchos de ellos en auténticas obras maestras. Sin embargo, el desarrollador japonés no parece estar muy contento con el actual rumbo de la industria de los videojuegos, ya que acusa cierto exceso de shooters.

Además de que el catálogo propio de Nintendo acusa la ausencia de shooters desde la época de N64, donde casi fueron su principal atractivo, Miyamoto ya criticó en su día a Goldeneye 007 por su jugabilidad, ya que el japonés consideraba trágica la violencia en el famoso videojuego y llegó a sugerir que los jugadores se encontrarán una escena post créditos en la que todas sus victimas estuvieran convalecientes en un hospital, algo que no llegó a suceder.

The New Yorker ha preguntado al creador de Mario sobre su opinión de la industria actual, donde abundan los juegos shooter y de hecho, son los más populares:

Creo que las personas están programadas para experimentar alegría cuando lanzamos una bola y golpeamos a un objetivo, por ejemplo. Esa es la naturaleza humana.

Pero, cuando hablamos de videojuegos, tengo cierta reticencia a centrarme en esta única fuente de disfrute. Como seres humanos, tenemos muchas maneras de divertirnos. Idealmente, los diseñadores deberían explorar esas otras maneras. No creo que sea malo que haya estudios que se centren en esa simple mecánica [disparar], pero no es ideal que todo el mundo lo haga solo porque ese tipo de juego vende bien. Sería genial si los desarrolladores encontrasen nuevas maneras de causar alegría en sus jugadores.

Miyamoto deja claro su postura contraria a recurrir de forma continua al género de los shooters, aunque hoy en día no podemos decir que haya falta de diversidad en cuanto a videojuegos precisamente. De hecho, va más allá de criticar la presencia de shooters en la industria, también habla de aquellos juegos que centran su jugabilidad en matar enemigos sin más:

Más allá de ello, también me resisto a la idea de que está bien matar a todos los monstruos. Incluso los monstruos tienen un motivo, y unas razones para ser como son. Esto es algo en lo que he pensado mucho. Digamos que hay una escena en la que un buque de guerra se hunde. Si lo miras desde fuera, puede ser un símbolo de la victoria en combate. Pero un cineasta o escritor tal vez centre su perspectiva en la gente del barco, para que el espectador vea de cerca el impacto humano de esta acción.

Sería genial si los creadores de videojuegos dieran más pasos por cambiar de perspectiva, en lugar de ver siempre las escenas desde el ángulo más obvio.

En resumidas cuentas, Miyamoto lamenta que los desarrolladores no opten por juegos más profundos que no se limiten a ser shooters donde los jugadores matan o se matan entre ellos sin demasiados motivos, o otros estilos de juego donde no haya razones más allá de matar enemigos porque el juego te los ha señalado como tal. Desde luego, un punto de vista interesante, pero quizás difícil de plasmar en la realidad del público masivo de los videojuegos actuales, ya que muchos jugadores precisamente eligen este tipo de juegos por la sencillez que ofrecen a la hora de disfrutarlos, mientras que se deja a los juegos con grandes historias, RPG o de un solo jugador para ofrecer mecánicas y argumentos mucho más profundos como sugiere el grande de Nintendo.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios