Ian Bell, CEO de Slightly Mad Studios ha cargado muy duramente contra Electronic Arts por su tratamiento con su estudio antes de que crearan el primer Project Cars. Las acusaciones llegan después de que el propio Ian Bell hable de que Electronic Arts intento destruir Slightly Mad Studios con el lanzamiento cancelado de Need For Speed: Shift 3, ya que la compañía ofreció un acuerdo que más tarde cancelo unilateralmente dejando a Slightly Mad Studios en una posición económica muy difícil para continuar trabajando.
 

“Hicimos un juego llamado Need for Speed: Shift, hicimos un juego llamado Shift 2 y EA vino a mí y dijo << Te daremos 1,5 millones si aceptas no hablar con ningún otro editor, para acordar cualquier otro juego o trabajar en cualquier otro acuerdo con cualquier otro editor. Y te daremos 1,5 millones y firmaremos Shift 3 >>. Así que dije OK. Eso suena como una buena oferta. Tomé los 1,5 millones, pagué a los muchachos, un montón de bonos, y dos semanas antes de que debiéramos iniciar el desarrollo de Shift 3, fue cancelado. Sin advertencia. Ellos dijeron: “Ya no estamos haciendo eso””

“Estábamos en problemas, no nos quedaba nada. Habíamos terminado. Literalmente destruyeron nuestra compañía. Trataron de matarnos, también intentaron robar nuestra tecnología. Trataron de jodernos, no hay otra manera de decirlo. Eso es lo que trataron de hacer. Y ya no tenemos amor por EA y esta empresa.”

 
Unas declaraciones muy duras acerca de Electronic Arts, siempre claro, desde la versión de Ian Bell. Ahora mismo, Slightly Mad Studios se encuentra inmerso en la finalización de Project Cars 2 y con un nuevo proyecto basado en la franquicia Fast & Furious.
 

Comentarios