Tras meses de polémica Sony ha dado un importante paso adelante en su política de crossplay entre varias plataformas, permitiendo ahora a un título tan importante como Fortnite jugarse con jugadores de cualquiera de las plataformas donde está disponible.

Sony declaraba lo siguiente respecto a su cambio:

“Hoy, las comunidades en torno a algunos juegos han evolucionado hasta el punto en que las experiencias multiplataforma agregan un valor significativo a los jugadores. Como reconocimiento a esto, hemos completado un análisis exhaustivo de la mecánica de negocios necesaria para garantizar que la experiencia de PlayStation para nuestros usuarios permanezca intacta hoy y en el futuro, cuando busquemos abrir la plataforma .”

De este manera ha caído hoy nuestro particular muro de Berlín en el mundillo gamer, en el cual solamente Sony aguantaba ya de forma contraria a los deseos de muchos jugadores excusándose en querer proteger a sus jugadores, especialmente a los niños. Cuando la realidad era que Sony con PlayStation 4 siendo la plataforma dominante quería retener a los jugadores en su plataforma a cualquier coste.

Sea como sea, solamente se ha ganado una pequeña batalla de lo que va a ser una larga guerra. Puesto que Fornite solamente es un título de muchos y habrá que hacer cambiar de parecer a muchas otras compañías que disponen de los principales juegos online del mercado.