Durante el E3 2017 Microsoft anuncio que Minecraft unificara todas las plataformas bajo un mismo juego y que esto permitirá a todos los jugadores jugar desde cualquier plataforma a excepción de Playstation 4, algo normal si tenemos en cuenta que Minecraft pertenece ahora mismo a Microsoft y es poco probable que este acabe lanzándose en la consola de Sony.
El problema ha llegado cuando ayer durante la conferencia de Nintendo, la compañía japonesa anunciaba la llegada de Rocket League a su consola híbrida Nintendo Switch y se anunciaba además el juego cruzado entre PC, Xbox One y Nintendo Switch, con la posibilidad de jugar juntos y no solamente con la de encontrarse con encuentros mezclados con los jugadores de otras plataformas como ocurría hasta ahora. Y es que hasta ahora, el popular juego de coches y fútbol disfrutaba de crossplay con la consola de Sony, por lo que en PC encontrábamos jugadores de Playstation 4 en algunos encuentros pero no teníamos la posibilidad de jugar con ellos formando un equipo.
Lo curioso de ayer, es que se mencionara a Xbox One, consola que actualmente dispone del juego pero la cual no dispone de funcionalidades de crossplay con PC, ni con la consola de Sony. Por lo que nos encontramos ante una nueva situación que implica que Sony se va a quedar sin crossplay en Rocket League a favor de que las consolas de Microsoft y Nintendo si lo tengan, y no solo eso, con un sistema que permite jugar con tus amigos de cualquiera de las plataformas. Algo que sin duda favorece a la version de Microsoft, pero que además favorece mucho más a la versión de la consola de Nintendo teniendo en cuenta que se convertirá en la versión portátil de todas las plataformas.
Sony por su parte sigue excusándose, esta vez mencionando a los niños y al poco control que tendrían sobre el contenido compartido (curioso sabiendo que Nintendo también esta en el ajo), o al menos así lo ha defendido Jim Ryan (jefe global de ventas y marketing de PlayStation) en una reciente entrevista en Eurogamer:
“Tenemos que ser conscientes de la responsabilidad que tenemos hacia nuestra base de usuarios. […] Tenemos un contrato con la gente que juega en línea con nosotros, los cuidamos y ellos se encuentran dentro del universo controlado de PlayStation. Exponer a quienes en muchos casos son niños de influencias externas que no podemos controlar, es algo que debemos considerar cuidadosamente”
Lo cierto es que sus políticas extremadamente restrictivas han acabado provocando que se acabe marginando a Playstation en cuanto a crossplay se refiere y estamos seguros que en el futuro muchos desarrolladores optarán por una opción más razonable que permita no solo el juego cruzado, si no además mantener contactos entre plataformas como esta ocurriendo ahora.

Comentarios