Sony ha liberado hoy en fase beta un nuevo firmware para PlayStation 5 que tiene como principal novedad ofrecer la posibilidad de utilizar la ranura M.2 en la consola para ampliar el almacenamiento SSD. El nuevo firmware se ha acompañado de una lista de requisitos, que detalla como han de ser las unidades compatibles en características y tamaño.

Sony habla acerca de que pueden instalarse unidades M.2 de tamaños 22110, 2280, 2260, 2242 y 2230 (Siendo 2280 el factor de forma más común del mercado), las unidades han de poseer una interfaz PCIe Gen 4 (PCIe 4.0) y disponer de una velocidad igual o superior a los 5.500 MB/s en lectura secuencial. En cuanto a tamaño, el limite son 25mm de ancho (1,5mm a cada lado de la unidad SSD) y una altura máxima de 8mm desde el SSD, lo que limita la elección de disipadores y unidades con disipador incluido a los modelos de bajo perfil. Finalmente mencionan la capacidad, podrán instalarse unidades desde los 250GB hasta los 4TB.

Sony advierte en sus notas que es recomendable montar la unidad junto a un disipador térmico y que no garantiza el rendimiento de estas unidades en los juegos instalados frente al SSD integrado de la consola, incluso si se igualan o se superan los 5.500MB/s de velocidad de lectura secuencial. En concreto, esta mañana hemos visto como Seagate anunciaba que los FireCuda 530 serán compatibles con PlayStation 5, unas unidades que pueden adquirirse en versión con disipador que alcanzan los 7.300MB/s.

Posiblemente Sony haya querido cubrirse con esta advertencia de quienes se animen a probar SSD PCIe 3.0 en PlayStation 5, ya que por lo general son unidades que superan los 3.000 MB/s y son mucho más económicas que las versiones PCIe 4.0. Algunos fabricantes también venden SSD PCIe 4.0 con velocidades inferiores a los 5.000 MB/s por lo que el mercado de SSD M.2 es bastante variado. En cuanto a problemas de rendimiento, es esperable una diferencia en tiempos de carga, pero obviamente habrá que esperar a que algún usuario de la consola se anime a hacer una comparativa.

La instalación del SSD en PlayStation 5 no es muy diferente a lo que supone instalar una unidad M.2 en un PC, ya que habremos de retirar la tapa de la consola, retirar los tornillos de la ranura de expansión, instalar la unidad con su tornillo de fijación y volver a tapar la consola para dejarla como estaba. En principio la nueva unidad de almacenamiento debería aparecer disponible al conectar la consola, por lo que no se requieren pasos adicionales.

El nuevo firmware se espera esté disponible durante el verano, aunque Sony por ahora no ha revelado fecha de lanzamiento. Lo que si podemos agradecer a Sony es que haya optado por este formato de expansión, ya que las tarjetas de expansión de Xbox Series han resultado ser mucho más caras que los SSD en formato M.2 convencionales.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios