Durante la presentación de las nuevas ofertas de Movistar Fusion #0 y Fusion Series el presidente de Telefonica España Luis Miguel Gilpérez ha querido salir al paso con unas declaraciones acerca del estado de la televisión de pago en España, en la cual Telefonica pretende planes de expansión para que dos de cada tres hogares que hoy no tienen television de pago la contraten antes de 2020. Unos planes que según el presidente de la compañía se verán empañados por el efecto de la piratería, ya que según Luis Miguel a día hoy no hay duda de la calidad y contenidos que ofrece la televisión de pago y señala que Movistar invierte cada año cien millones de euros en series propias.
Curiosamente compañías como Netflix Online, que invierten 6.000 millones de dólares al año en series y largometrajes propios, tienen otro concepto muy diferente de la lucha contra la piratería, ofreciendo precios competitivos y enfocándose en convencer al usuario con contenido de calidad para que opte por los métodos legales, de ahí que hasta ahora acumulen 100 millones de clientes.
Desde el punto de vista de un servidor que ha contratado televisión de pago de varios teleoperadores a lo largo de muchos años, si el concepto de ofrecer calidad y contenidos es el de privatizar contenido que antes podíamos ver de forma gratuita en los canales en abierto como el fútbol,  los deportes del motor o las series añadiendo pagos extra al paquete para poder visualizarlo en vez de incluirlo en el paquete original, veo claro que el futuro de la televisión de pago no es el que a los usuarios les gustaría. Más todavía cuando muchas de las compañías obligan a sus usuarios a contratar paquetes convergentes para obtener precios razonables.
Si justamente compañías como Netflix tienen tanto éxito, es por su oferta de contenido a la carta en streaming a precios muy reducidos. Mientras que las grandes teleoperadoras se limitan a ofrecer “videoclub” de pago para poder ver algunos contenidos en streaming a pesar de estar abonando una cuota mucho mayor.