TESLA ha dado uno de los golpes más duros a NVIDIA en los últimos años, ya que la compañía de los coches eléctricos ha decidido abandonar las soluciones de NVIDIA para coches autónomos por una solución propia. Un golpe que ya se ha dejado notar en el valor de las acciones de NVIDIA en bolsa, las cuales se han visto afectadas a la baja al anunciarse las novedades.

El nuevo SoC de de TESLA está fabricado a 14nm FINFET y equipa un total de 12 núcleos ARM Cortex A72 2,2 Ghz junto a una GPU capaz de ejecutar operaciones FP32 y FP16 con una potencia de 600 GFLOPS. El chip hace uso también de su propio software de TESLA y gracias a su red neuronal es capaz de gestionar hasta 2100FPS de las distintas cámaras del vehículo.

Los nuevos SoC de TESLA llegan en una configuración doble independiente y colaborativa de forma simultanea, ya que la compañía no quiere que el coche deje de circular si uno de los chips fallase, por lo que ha optado por fuentes de alimentación independientes y que cada uno de los SoC pueda gestionar el vehículo completo en caso de necesidad. Para ello, cada SoC cuenta con su memoria DRAM y su almacenamiento FLASH de forma independiente, llevando a que en cada arranque del vehículo cada uno de los SoC inicie de forma independiente su sistema operativo, aunque en la practica ambos SoC colaborarán con las imágenes capturadas, aunque solo uno de ellos las validará.

Con este movimiento TESLA dejará de depender de soluciones de terceros como NVIDIA y fabricará desde ahora sus propios chips especialmente diseñados para sus vehículos y para la función que van a desempeñar. Elon Musk espera que más de 500.000 de vehículos eléctricos de la marca sean completamente autónomos a finales del actual trimestre.

Comentarios