El shooter de coberturas de Ready at Dawn para PlayStation 4 fue ampliamente criticado en su momento por muchos y muy diversos motivos, desde su corta duración a sus controvertidos quick time events, pasando por su rendimiento cinemático, barras negras que implicaban menos píxles a renderizar, etc.

Muchos fueron los que, al terminarlo, sentían… más que haber terminado un juego, haberse pasado una demo; haber vivido la introducción a un nuevo universo que apenas les había sido presentado. Leemos en Vandal que, en declaraciones a Polygon, el director del juego Ru Weerasuriya cuenta que el equipo encargado del desarrollo pecó de perder la perspectiva por mirar demasiado hacia arriba, como diría Bugenhagen en Final Fantasy VII.

“Los problemas que arrastra el juego son la consecuencia de estar demasiado centrados en crear esta nueva IP. Nos centramos más que nada en los cimientos, crear una IP grande, un universo con historias contadas de diferentes maneras. (…) Al principio es normal, ya ha pasado otras veces, no somos los primeros a los que les pasa. (…) El primer paso debe ser dado con fuerza, no hay tiempo para apenas nada, no te complicas en hacer mecánicas complicadas.”

Hay que admitir que, como primer juego de un nuevo universo, The Order: 1866 pintaba muy interesante pero, finalmente, no se ha desarrollado ninguna secuela y todo parece apuntar a que ni a corto o medio plazo veremos continuado el título exclusivo para la consola de Sony.

Comentarios