Denuvo suele ser criticado en muchas ocasiones por su perjudicial impacto en el rendimiento de los títulos que protege, dándose casos donde se llego a afirmar que Assassin’s Creed: Origins habría recibido un impacto de más del 40% de carga de CPU adicional gracias al conocido DRM.
El lanzamiento de Final Fantasy XV sin embargo ofrecía una diferencia, una versión demo lanzada sin Denuvo y una versión final lanzada con Denuvo han permitido analizar estas especulaciones con detalle, ya que Denuvo nuevamente había sido señalado por muchos fans como el causante de varios problemas de rendimiento del título. En este caso, ha sido Peter “Durante” Thoman el encargado de publicar en el sitio PC Gamer su particular análisis en el que demuestra en tres escenas que Denuvo no ha tenido un impacto significativo en el rendimiento del juego, además de demostrarlo limitando el numero de núcleos de CPU disponibles:

 
Como veréis los benchmark demuestran casi paridad entre las dos versiones del juego y apenas unas ligeras variaciones a favor de la versión final del título excepto en el caso de la escena 2. Demostrando que el DRM de Denuvo no ha tenido ningún impacto sobre la versión final del título o que al menos en este juego su implementación ha sido exitosa (aunque inútil, ya que el juego está disponible para los piratas desde tres días antes del lanzamiento).
Durante destaca que la versión final del juego empeora solamente con unos tiempos de carga mucho más lentos que su demo, pero advierte que esto puede ser debido a diferencias del código final del juego y no al sistema anti-piratería. Curiosamente, hace unos días un modder también relacionaba los tiempos de carga como una posibilidad (aunque descartada) provocada por Denuvo, ya que según el se hacían numerosas llamadas a la API de steam a la hora de cargar las texturas en el juego final, lo cual provocaba mayores tiempos de carga.
Desde luego esto resulta en una buena imagen para Denuvo después de tantas criticas durante el año pasado.
 
 

Comentarios