Según cuentan desde gamesindustry.biz, la agencia medioambiental estadounidense NRDC (Natural Resources Defense Council) ha advertido sobre el elevado consumo eléctrico que tienen las consolas de nueva generación PlayStation 5 y Xbox Series X, las cuales pueden llegar a superar los 200W de consumo, mucho más que sus predecesoras.

De acuerdo a esta organización, que carga especialmente contra Microsoft y sus nuevas Xbox Series X, la función de encendido automático que incluye Xbox de serie podría costar en 2025 más de 500MW de consumo eléctrico anual, considerando que esta opción produce una ganancia mínima para el usuario. La NRDC critica duramente que Microsoft se aleja de sus planes de ser no contaminante en 2030 con esta decisión, ya que la opción no solo debería llegar desactivada por defecto en su nueva consola, sino que además deberían llegar todas las opciones de ahorro de consumo activadas, instando a Microsoft además de hacerlo con una actualización que tendría un coste mínimo.

La NRDC estima que casi dos tercios de los usuarios de Xbox Series X mantienen este modo activo consumiendo mucha más energía de la que se consume en modo reposo, la cual baja hasta 1W o menos, ya que ellos recomiendan usar el modo reposo o incluso apagar la consola cuando no se está utilizando para reducir la huella de carbono que producen estos dispositivos que se venden por millones en todo el mundo.

Entre otros análisis de esta organización alaban a Xbox Series S por su bajo consumo frente a las otras tres consolas de nueva generación (cuentan a la PS5 Digital como una consola aparte) y también señalan que el consumo de las consolas en general se reduce bastante cuando los juegos utilizados son de la pasada generación de consolas y no los nuevos diseñados para estas. Además, la organización invita a los usuarios a no utilizar las consolas para tareas multimedia ya que el consumo de estas puede alcanzar entre 30W y 70W dependiendo del modelo, lo cual supera ampliamente el consumo de dispositivos como el Amazon Fire Stick, Apple TV u otros similares, llegando a multiplicarse entre 10 y 25 veces.

No es la primera vez que organizaciones medioambientales o ecologistas ponen su foco en dispositivos de juegos, ya que especialmente en Europa ha habido varios intentos de limitar el consumo energético de las GPU, ya sea marcando un máximo de consumo o limitando características como la velocidad máxima de la VRAM, la cual se intentó limitar a 384GB/s, lo que nos habría dejado a día de hoy con GPU de gama media como máximo o modelos recortados a los ciudadanos de la Unión Europea, no digamos ya que la medida hubiera hecho imposibles las dos consolas de nueva generación en sus versiones más potentes.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios