Es un hecho que el motor gráfico Unity de Unity Technologies es cada vez más popular entre los desarrolladores de videojuegos, sobretodo entre los estudios de pequeño y mediano tamaño. Una de las ventajas de Unity son las actualizaciones constantes de su popular motor, que en 2019 añadirá soporte DirectX 12 para las consolas Xbox One.

Este cambio a la API actual de Microsoft implica que los desarrolladores de juegos para la consola Xbox One podrán aprovechar ventajas como el Async Compute en sus proyectos y otras mejoras que producen una menor carga en la CPU de la consola, resultando en mejores framerates.

En las pruebas de Unity Technologies hemos podido ver como las mejoras han resultado en un aumento de framerate del 8% bajo la prueba Book of the Dead: Environment en una Xbox One X a una resolución de 1440p.

Comentarios