Valve ha anunciado que modificará su acuerdo de distribución de juegos en Steam, unos cambios que beneficiarán sobretodo a los desarrolladores y editores que más dinero generan en la plataforma de juegos digitales, y que probablemente busca detener la expansión de plataformas digitales de otros editores.

Steam hasta ahora cobraba a los editores un 30% de todo el dinero recaudado bajo su plataforma, con excepciones para los juegos Indie que eran publicados por sus programas como Steam Direct. Ahora Steam bajará esas tarifas a todos los juegos que consigan llegar entre 10 y 50 millones dólares en ventas, ya que reducirá ese porcentaje hasta el 25%, mientras que aquellos que superen los 50 millones de dólares en ventas podrán gozar de un 20%. Valve de esta manera contabilizará como “Ventas” cualquier ingreso del título, ya sea por contenido adicional o por microtransacciones.

Este nuevo hecho tiene lugar desde el 1 de octubre, que es la nueva fecha desde que Valve comenzará a contar las ventas de los juegos para pagar por las ventas de los mismos a los editores.

Como es evidente, Valve busca frenar la fuga de títulos AAA de su plataforma, ya que grandes editores como Electronic Arts, Ubisoft o Bethesda ya han creado sus propias plataformas digitales de juegos para evitar las comisiones de Steam. Lo cual ha provocado que títulos importantes de las principales franquicias no estén disponibles bajo la plataforma de Valve, como puede ser uno de los últimos ejemplos con Fallout 76 por parte de Bethesda.

Aunque por otro lado no creemos que está ligera bajada de las comisiones convenza a ninguno de los grandes sobre volver a Steam, pero si podría provocar que otros no optaran por crear sus propias plataformas. Desde el lado de los jugadores, esta situación de descentralización se ha vuelto desagradable, ya que es necesario disponer de varias plataformas digitales para poder disfrutar de los estrenos y cada vez son más.