Valve no recibe buenas noticias últimamente, ya que recientemente ha recibido una sanción de 7,8 millones de euros desde la Unión Europea junto a varios editores por el bloqueo geográfico de las claves de Steam dentro de la región y ahora en Estados Unidos ha perdido una demanda por una patente del Steam Controller que también le va hacer desembolsar varios millones de dólares.

En concreto, un tribunal de Nueva York ha sentenciado a Valve a pagar 4 millones de dólares al fabricante de mandos Scuf (hoy en día propiedad de Corsair) por haber infringido una patente de unos botones traseros, que se replican en el Steam Controller sin haberse licenciado. Valve dejó de vender su Steam Controller en 2019, pero Scuf afirma que alertaron a la compañía de Gabe Newell en cuanto se supo del diseño de su nuevo mando, ya que ellos habían patentado dicho sistema un año antes. Al parecer Valve eligió ignorar los requerimientos de Scuf, mientras que otros fabricantes si tomaron la decisión de licenciar la patente para su uso.

Corsair como actual propietaria de Scuf habla de que esta sentencia abrirá el camino para reclamar daños y perjuicios a Valve por el uso ilegal de la patente, lo que ya advierte una batalla judicial probablemente en todo el mundo para que Valve pague una compensación por cada Steam Controller vendido, lo cual explicaría de alguna manera las razones por las que Valve retiró este periférico sin dar excesivas explicaciones.

Por parte de Valve, se afirma que recurrirán la decisión y no es de extrañar, ya que el uso y mal uso de las patentes da mucho que hablar en Estados Unidos.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios