Valve ha intentado por todos los medios disponer de su propio juego de cartas y aunque la apuesta fue muy fuerte contando con la ayuda del creador de Magic: The Gathering, Richard Garfield, finalmente como desarrollador han tenido que tomar la decisión de no gastar más tiempo y recursos en Artifact tras dos años de vida.

Artifact desde hoy se ofrece de forma gratuita como Artifact Classic y la beta de Artifact 2.0 se ofrecerá como Artifact Foundry, siendo la principal motivación de dichos cambios el poco interés de los jugadores por la propuesta de los creadores de Steam, quienes querían un juego basado en el universo de DOTA 2, pero ya con la primera versión del juego los jugadores destacaron que le faltaba algo para terminar de atraer. Durante año y medio Valve ha trabajado en un rediseño del juego, pero la beta de Artifact 2.0 tampoco ha levantado el interés deseado a los jugadores, por lo que la mejor decisión era cortar por lo sano y reinvertir los recursos en otros proyectos.

Para hacernos una idea de en que estado estaba Artifact, el juego durante 2020 apenas superaba los 100 jugadores simultáneos de forma diaria, datos que justifican más que de sobra la decisión de Valve que ni lanzando una versión mejorada ha conseguido convencer con su propuesta.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios