Valve lanzó sus rebajas de verano el pasado 23 de Junio, y de acuerdo a sus propios datos oficiales, ese mismo día la compañía recibió aproximadamente 315.000 devoluciones. Esto, aunque a muchos pueda parecer normal, que lo es en el sentido de no obligar al consumidor, no deja de evidenciar la necesidad de tener demos de los títulos.
 

 
Si tenemos en cuenta que diariamente Valve suele recibir aproximadamente entre 65.000 y 75.000 devoluciones diarias, aunque algunos días llegue casi a 100.000, vendría a significar que el inicio de las rebajas multiplicó esas cifras por tres. Por suerte ese número se fue rebajando en el paso de los días, algo normal después de la novedad, pasando a ser 273.000 el 25 de Junio y 228.000 el 28 de Junio.
A todo esto hay que sumarle que cada devolución no conlleva solo el reingreso íntegro del dinero, sino también el servicio de atención al cliente y soporte de Steam, algo que seguro no está saliendo barato no sólo para Steam sino para las propias desarrolladoras. Que en pleno año 2017, con Internet y las plataformas de contenido digital cada día más y más expandidas, no tiene sentido que las compañías no sean capaces de ofrecer Demos de sus productos para que los clientes puedan valorar antes de comprar.
Sinceramente, creo que sería engañarse a uno mismo no tener claro que si a día de hoy no se ha conseguido es porque a las compañías no les interesa. Realizar una Demo de un producto es mucho más sencillo de lo que quieren aparentar. Si no lo hacen es por si alguno de esos 300.000 usuarios se lo piensa antes de meterse en devoluciones.