Microsoft acaba de anunciar que el modo offline está disponible desde ya para los juegos de Windows 10 de la propia Store permitiendo sincronizar los logros y las partidas grabadas en offline una vez volvamos a tener conexión. Eso sí, no todo iban a ser buenas noticias, dado a que Microsoft ha confirmado que el dispositivo asignado para el modo offline sólo podrá ser cambiado 3 veces al año y hay que hacer bastantes cosas para activarlo:
 
Ten conexión cuando vayas a activar el modo offline.
Debes de tener la última actualización lanzada hace varios días por Windows Update.
Abre la tienda y realiza el login si no has entrado todavía.
Selecciona el icono de tu perfil, accede a las opciones y activa Permisos offline a ON.
 
Una vez realizado todo eso debemos lanzar cada juego que queramos jugar offline mientras estás logueado a tu cuenta XBOX LIVE del propio Windows 10. No es que tenga mucho sentido pero al parecer es la única forma que tienen los juegos de asociar el dispositivo que hemos asignado para el modo offline.
 

Comentarios