Cuando Microsoft sacaba pecho de que Windows 11 sería el mejor sistema operativo para juegos no estaba simplemente haciendo campaña de marketing para favorecer el salto a su nuevo sistema operativo, sino que escondía detrás del argumentario toda una serie de mejoras tecnológicas que lograrán combinadas que se convierta en todo un hecho.

Steve Dispensa, Vice Presidente de Relaciones Empresariales en Mcirosoft, ha explicado en un nuevo vídeo las mejoras bajo el capó de Windows 11, revelando que el nuevo S.O ahorra en memoria de media un 32% y en uso de CPU un 37% respecto a Windows 10, lo que supone mejoras significativas sobretodo para los equipos más humildes. Todo esto irá acompañado de mejoras como DirectStorage que mejorará la carga del sistema y los juegos.

Windows 11 también tendrá unas prioridades actualizadas para aplicaciones y en cuanto a uso de memoria, ya que no solamente el sistema favorecerá a las tareas intensivas, sino que también impedirá que el sistema parezca más lento mientras haya cargas de trabajo pesadas en segundo plano.

Dispensa también hace mucho énfasis en que la hibernación y suspensión mejorará mucho, ya que los usuarios de procesadores Intel desde la octava generación tendrán una experiencia similar a sistemas basados en ARM, donde la experiencia es instantánea.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios