Lo que estaba claro desde la presentación en el ultimo E3 2017 de Assassin’s Creed Origins con la nueva consola Xbox One X es que el juego a pesar de funcionar a 4K se quedaría en los habituales 30fps consoleros y cinemáticos habituales, mientras que del juego se destacaban sus bondades de funcionar a resoluciones 4K, algo que aquí en OCKD ya habíamos avisado en varias ocasiones que no seria posible dependiendo de la carga gráfica del titulo y de su optimización. Por no hablar de que, Phil Spencer ya dejo la puerta abierta a los desarrolladores para que optaran por mayor calidad gráfica sacrificando resolución si así lo estimaban oportuno, siempre y cuando no abandonaran el resto de la familia de consolas Xbox One.
De acuerdo a Jez Corden (Windows Central), al parecer ninguna de las nuevas dos consolas será capaz de mantener la resolución 4K nativa y se han usado métodos de resolución dinámica para mantener un framerate estable, básicamente, ambas consolas tendrán la misma versión del juego y Xbox One X se queda sin ningún tipo de mejora aparente, a excepción de que la resolución dinámica bajara de forma menos frecuente.
“He hablado con un desarrollador de Ubisoft que esta trabajando en este juego y le he preguntado acerca de la paridad de versión entre Playstation 4 Pro y Xbox One X. El me ha dicho que Assassin’s Creed Origins será a 4K y 30FPS en Xbox One X y PS4 PRO, lo cual encuentro bastante confuso. Si la PS4 Pro puede mover 4K 30, ¿como esta Assassin’s Creed Origins utilizando la potencia adicional de Xbox One X? No lo esta haciendo, aparentemente.
El desarrollador me ha dicho que ambas versiones usan escalado dinámico de resolución para mantener la estabilidad del framerate, para que las escenas más intensas puedan bajar de la resolución 4K momentaneamente y que el juego pueda funcionar de forma fluida. El ha dicho que la versión Xbox One X seguramente tenderá a recurrir a esto muchísimo menos, y probablemente casi nada comparando con la Playstation 4 Pro, pero también ha comentado que las diferencias serán imperceptibles al ojo humano.”
El cuento de “será imperceptible” ya nos los conocemos de sobra, pero tendremos que esperar a que el juego salga a la venta para un análisis más completo de hasta que punto afecta la resolución dinámica a ambas versiones y ya tenemos un primer caso donde la potencia extra de Xbox One X podría no estar aportando tanto como se esperaba.