Hoy tenemos con nosotros la última obra de Relic Entertaiment en colaboración con SEGA basada en el universo Warhammer 40K, concretamente la tercera entrega de la conocida saga de estrategia en tiempo real Dawn of War III.
Lo primero que nos hemos encontrado al ejecutar el juego es un juego muy pero que muy GPU dependiente para lo que muestra en pantalla. ¿Significa que tiene malos gráficos? no, son cumplidores dentro de lo que se puede esperar de este tipo de juegos que plantean muchas unidades en pantalla pero sí que es cierto que la carga que recibe la GPU es muy alta para lo mostrado.
Respecto a la CPU podemos ver 2 hilos de ejecución que reciben la mayor parte de la carga quedando el resto de cores/hilos con una carga bastante insignificamente que podría justificarse perfectamente por el reparto del scheudler de Windows siendo una multiplexación bastante deficiente en este caso.
La plataforma en la que hemos probado el juego, como ya sabéis, consta de un AMD Ryzen 7 1700X@Stock con 16GB DDR4 CL 14-14-14-34 acompañado de una placa base MSI B350 Tomahawk y una Nvidia GeForce GTX 1070 de Gigabyte overclockeada a 2GHz. Sin más dilación os dejamos con el vídeo para que saquéis vuestras propias conclusiones.
 
https://www.youtube.com/watch?v=zXQUhqDmpCo&feature=youtu.be
 
 

Comentarios